Reflections

Posted 28 February, 2018 by Anca Matioc

Crear memoria colectiva para que la historia no se repita: Presentando a Japiqay

Durante el último año y medio, The Engine Room apoyó la creación de una nueva organización y su proyecto insignia de anti-corrupción. Japiqay, emergió de las profundas convicciones políticas y de la pasión de sus tres co-fundadoras, Gabriela Flores, Lourdes Chavez, y Lia Flores.

En Diciembre de 2017, para conmemorar el Día Internacional de la Anti-Corrupción, Japiqay lanzó Memoria y Ciudadanía, una plataforma que alimenta las investigaciones de activistas y periodistas con más de 2000 archivos relacionados a casos de corrupción en Perú durante las últimas cuatro décadas. A la vez, este día oficialmente se lanzaron como un nuevo actor político en la sociedad civil Peruana.

Japiqay significa “aprender y retener en la memoria” en Quechua, el idioma indígena de Perú de la cultura Inca. Esta memoria colectiva es exactamente lo que esta nueva organización busca crear.

Perú: Ayer y hoy

La historia se repite. Así se dice. Pero en el caso de Perú, mucha de su historia reciente es demasiado dañina como para repetirla.

Durante los 80 hasta los 90, la violencia radical de Sendero Luminoso y las violaciones de derechos humanos cometidas por las fuerzas armadas durante la guerra anti-subversiva azotaron a la sociedad peruana. Durante la siguiente década, los crímenes contra la humanidad continuaron y la corrupción del estado empeoró drásticamente bajo el gobierno dictatorial de Alberto Fujimori.

Hoy, con sus principales líderes políticos y del sector privado bajo investigación por corrupción, Perú sigue sufriendo.

Sus últimos cuatro presidentes están siendo investigados o fueron condenados por corrupción (Alejandro Toledo, Alan García, Ollanta Humala, y el actual presidente Pedro Pablo Kuczynski). Los Panama Papers mostraron a varios actores poderosos con vínculos al caso de corrupción Lava Jato, la causa que se sigue en Brasil por la operación de corrupción internacional más grande cometida por la compañía constructora Odebrecht. Por eso y otras razones políticas, este diciembre pasado, Kuczynski casi fue depuesto.

Un indulto navideño para un dictador

Justo en la época de navidad, los Fujimoristas – un sector de legisladores encabezados por Keiko Fujimori la hija de Alberto Fujimori – lideraron la oposición en un esfuerzo a sacar Kuczynski de la oficina. Pero, misteriosamente, de último minuto, algunos de ellos se abstuvieron o votaron en contra del juicio.

Para darles las gracias por mantenerlo en la oficina, Kuczynski le otorgó un indulto humanitario a Alberto Fujimori, quien estaba en la cárcel cumpliendo una sentencia de 25 años por crímenes de corrupción, abuso de poder y violaciones de derechos humanos.

screenshot-of-kuczynski-quote
Como el ex ministro de justicia Diego García Sayán dijo, este indulto no tiene precedente en la Corte Internacional de Derechos Humanos: “Fue la primera vez alguien condenado por graves violaciones de derechos humanos ha obtenido un indulto humanitario en los 30 años de la existencia de la Corte.”

Este intercambio de favores políticos a tan alto nivel tiene serias implicaciones y siembra la duda de si puede existir real justicia en Perú.

Es en este contexto, de expansión de la corrupción y falta de confianza en las instituciones y políticos del país, es en el que surge el trabajo de Japiqay.

El tras el telón de Memoria y Ciudadanía

El proyecto insignia de Japiqay, Memoria y Ciudadanía, el cual fue creado con una herramienta de HURIDOCS llamada Uwazi, es una plataforma web que contiene un catálogo de más de 2.000 documentos, videos, y fotos relacionados a casos de gran corrupción en el Perú.

Hace que sea mucho más fácil para actores interesados -periodistas, actores de incidencia, activistas, sindicatos, entre otros actores- buscar y encontrar archivos y datos útiles para sus trabajos. Incluso servidores públicos han usado la herramienta, sorprendidos de que les ha facilitado encontrar sus propios documentos. La amplia documentación sumada a la aplicación de tecnología hace de Memoria y Ciudadanía una herramienta amigable y por lo tanto muy potente. Se puede buscar por palabra clave, no solamente en los títulos sino que también dentro de los documentos.

En los últimos cuatro años, la Directora Ejecutiva Gabriela Flores y Directora de Proyectos Lourdes Chávez han recolectado meticulosamente estos archivos para después subirlos a la plataforma.

Muchos están abiertos para el público hoy en día, mientras que otros han estado escondidos tan profundamente que es prácticamente imposible encontrarlos. Otros han sido misteriosamente desaparecidos durante los años, con excusas parecidas al “el perro se comió la tarea” o, en este caso, “el perro se comió los archivos que incriminan a mi partido, mi aliado político o a mí.

La preservación de estos documentos es un acto importantísimo en sí mismo. Se están preservando un pedazo de la historia. Pero quizás aún más importante, se está preservando evidencia clave para navegar estas aguas tumultuosas de la política peruana de hoy en día.

Cuando Gabriela y Lourdes se dieron cuenta que estos archivos estaban desapareciendo, comenzaron a recolectar copias de los documentos durante los fines de semana, cuando Gabriela no estaba trabajando como periodista de investigación o activista anticorrupción y Lourdes como archivista digital o sindicalista. Estas dos mujeres co-fundaron Japiqay porque creyeron en el poder de la evidencia, del dato, del archivo y, más que nada, en el poder de la sociedad civil organizada y capacitada a combatir la corrupción y crear una ciudadanía más empoderada.

Trabajando con y apoyando a sociedad civil

Aunque esta organización tiene menos de un año, las tres líderes suman más de cuatro décadas de experiencia, desempeñándose como activistas de la sociedad civil o trabajando en sindicatos, periodismo de investigación e incluso el gobierno. Sus diversas e intensas experiencias les han dado un ingrediente de primordial importancia para organizaciones dedicadas a la anti-corrupción y rendición de cuentas: vision politica.

Hoy, la sociedad civil peruana que apuesta por la buena gobernanza y anti-corrupción es cada vez más relevante y fuerte, gracias a la existencia y crecimiento de organizaciones de periodismo de investigación como Ojo Publico, IDL Reporteros, y Convoca, y a organizaciones enfocados en transparencia, tales como Forum Solidaridad, AC Transparencia, Suma Ciudadana

Estas organizaciones no son rivales, sino aliadas. Como Lourdes Chávez dijo durante AbreLatAm 2017 cuando presentó Japiqay, “nuestra organización está aquí para apoyar a las suyas y trabajar en conjunto, no para competir con ustedes.” Parte de la misión de la organización es fortalecer a la sociedad civil, trabajando con otras organizaciones que podrían utilizar las herramientas y proyectos para facilitar sus investigaciones y activismo.

Fue esta clara visión sobre el valor del poder y la política, junto a la determinación pura y dura que vimos en Japiqay, lo que nos atrajo a ellas como aliadas del programa Matchbox.

¿Qué sigue para Japiqay?

Ante la frágil situación política que atraviesa Perú, es la hora para que estas organizaciones confluyan bajo una estrategia unificadora para intentar balancear los poderes. Todos los sectores y todas las organizaciones -desde gobierno abierto a derechos humanos, desde periodismo de investigación a movimientos juveniles- tienen capacidades y conocimientos para complementarse y potenciarse.

Ahora es cuando se tienen que poner las cartas sobre la mesa, ordenarlas y jugar la partida como equipo.

Japiqay está y estará al lado de sus pares y de esta comunidad. Además de sus experiencias y habilidades, ellas traen consigo toda la información de Memoria y Ciudadanía. Capacitarán y apoyaran a los grupos y personas interesadas en usar esta herramienta para cumplir con sus propios objetivos.

Porque no se trata de la herramienta. Ni de los archivos, ni de los datos. Se trata de usar la herramienta. Se trata de facilitar el trabajo de otros, de aliarse para defender a Perú y apelar a la memoria colectiva para evitar nuevos casos de corrupción.

Se trata de evitar que la historia se repita.

Related articles